miércoles, 16 de noviembre de 2011

Cuento número 21

En una pequeña ciudad hubo una vez un cuento vacío. Tenía un aspecto excelente, y una decoración impresionante, pero todas sus hojas estaban en blanco. Niños y mayores lo miraban con ilusión, pero al descubrir que no guardaba historia alguna, lo abandonaban en cualquier lugar.

No muy lejos de allí, un precioso tintero seguía lleno de tinta desde que hacía ya años su dueño lo dejara olvidado en una esquina. Tintero y cuento lamentaban su mala suerte, y en eso gastaban sus días.

Quiso el azar que una de las veces que el cuento fue abandonado, acabara junto al tintero. Ambos compartieron sus desgracias durante días y días, y así hubieran seguido años, de no haber caido a su lado una elegante pluma de cisne, que en un descuido se había soltado en pleno vuelo. Aquella era la primera vez que la pluma se sentía sola y abandonada, y lloró profundamente, acompañada por el cuento y el tintero, que se sumaron a sus quejas con la facilidad de quien llevaba años lamentándose día tras día.

Pero al contrario que sus compañeros, la pluma se cansó enseguida de llorar, y quiso cambiar la situación. Al dejar sus quejas y secarse las lágrimas, vio claramente cómo los tres podían hacer juntos mucho más que sufrir juntos, y convenció a sus amigos para escribir una historia. El cuento puso sus mejores hojas, la tinta no se derramó ni un poco, y la pluma puso montones de ingenio y caligrafía para conseguir una preciosa historia de tres amigos que se ayudaban para mejorar sus vidas.

Un joven maestro que pasaba por allí triste y cabizbajo, pensando cómo conseguir la atención de sus alumnos, descubrió el cuento y sus amigos. Al leerlo, quedó encantado con aquella historia, y recogiendo a los tres artistas, siguió su camino a la escuela. Allí contó la historia a sus alumnos, y todos se mostraron atentos y encantados.

Desde entonces, cada noche, pluma, tintero y cuento se unían para escribir una nueva historia para el joven profesor, y se sentían orgullosos y alegres de haber sabido cambiar su suerte gracias a su esfuerzo y colaboración.
 

2 comentarios:

antonio dijo...

jose breton padre de esos niños di de una vez donde estan los crios por dios ten un poco de dignidad y corazon

Nely loka Xtty dijo...

Di de una vez donde estan los niños, nose como puedes estar tranquilo, no entiendo como se le puede hacer daño a dos niños y mas siendo tus hijos.
Que non han echo daño a nadie.
no an podido vivir su vida como la as vivido tu u otra persona.
Hai que tener mucha cara para hacer eso.
Si tienes corazón, o alguna vez lo as tenido di donde estan los niños que son tus hijos dios
Yo no soy madre,tengo 16 años y no conozco a los niños pero cuando me entere de lo que estaba pasando el corazon se me hizo mil pedazos, son unos niños no han echo nada dios son unos agelitos

Publicar un comentario

Web mantenida por Cisco. Esta web, forma parte de la web: www.ruthyjose.com. 2011